top of page

La Otra Cara De La Autoestima

Actualizado: 4 abr 2020

“Me dedicaré a callar bocas cuando alcance el éxito que quiero para mi vida”. STOP RIGHT THERE! Creo que tienes muy buenas intenciones, pero la motivación está en el lugar equivocado. A esto le llamo, “la otra cara de la autoestima”.


Comenzaré recordándote que tú no necesitas probarle absolutamente nada a nadie. Tu valor fue comprado y adquirido a un alto precio, un precio que nada ni nadie en 1,000 vidas podría pagar.


¿Sabías que tu diseño es irreemplazable? Esto me tomó mucho tiempo entenderlo. Nadie carga tu ADN. No hay nadie igual de maravilloso que tú. No hay nadie que posea esas cualidades tan hermosas que conservas en tu corazón y que todavía no has decidido compartir con el universo. Te has dedicado a esconder tu vida en la burbuja del conformismo. Ves pasar las horas, los días y los años y te sigues viendo en el espejo de la misma manera, como te ven los demás y sigues observando tu identidad por el lente equivocado. Vas alimentando una realidad basada en apariencias y mentiras y aparentando ser quien no eres. Y, ¿Qué ganas con eso? ¿Acaso existe algún ser humano que haya alcanzado el éxito por medio de los méritos o la opinión de los demás? No.


No tendrás el poder para cambiar tu pasado, pero sí tienes la capacidad y la autoridad de tomar el control de tu destino. ¿Cómo lo haces? Tomando el control de lo que vives y haces hoy. Aceptándote, amándote, perdonándote y viviendo bajo tus parámetros.


¿Cuántas veces has recibido un “no” por respuesta? No tengo, no puedo, no quiero, no funciona, no sirves… ¡Ya perdiste la cuenta! ¿Cierto? ¿Cuántas veces te han fallado? ¿Cuántas veces te has sentido utilizado o engañado? ¿Cuántas veces te han menospreciado? ¡A mí, muchísimas veces! Por esto y mil razones más es imposible vivir para complacer a los demás o ser “aceptado”. Te diré algo, ¡NO LO NECESITAS! No necesitas ser igual a nadie. No necesitas compararte con nadie. No necesitas cargar con la presión de ser el hombre o la mujer perfecta ante una sociedad que le rinde culto a lo superficial, a lo vano, a las cosas pasajeras de la vida.


Necesitas ponerte de pie, levantar tu cabeza y demostrarle al mundo que vales mucho más que una cara o un cuerpo bonito que alcanza 20 o 300 “likes”, mucho más que un “título” de “influencer” y muchísimo más que 50,000 seguidores. ¡Vales mucho más que el "trending" del momento! Porque si nada de eso existiera entonces, ¿que sería de tu vida?. Tu felicidad no puede depender de nada ni de nadie, debe depender solo de ti. De lo que decidas hacer ahora, de lo que decidas hacer hoy, en este preciso instante.



Todo cambio comienza con una decisión. Una decisión que podría cambiar tu vida para siempre. Inicialmente te daré un consejo básico para ayudarte a conseguirlo: TIRA A LA BASURA toda crítica física y emocional hacia tu persona. Déjala en un lugar donde se pierda y no la vuelvas a encontrar. Luego, si me permites ayudarte, sigue estos consejos básicos y desarrolla una rutina saludable hasta que tomes el control de tu voluntad y tus emociones.


1. Sé agradecido en todo tiempo.

2. Lee un libro, preferiblemente de crecimiento personal. Mantén tu mente positiva.

3. Ve videos de motivación y empoderamiento.

4. Vuelve a practicar el pasatiempo que habías abandonado. Algún deporte, música, pintura, fotografía, etc.

5. Toma tiempo para orar y meditar.

6. Sal y diviértete contigo mismo. Ve al cine, a las tiendas, a cenar, a la playa, etc.

7. Cambia tu “look”, reconstruye tu imagen, renueva tu “clóset”.

8. Cuida tu salud, ten buena alimentación.

9. No te compares. Ten siempre una buena percepción de tu persona.

10. Fíjate metas realistas y enfócate en alcanzarlas. Emprende.


Enfócate en ti, centra tus energías en ti y verás como todo comienza a moverse a tu favor. ¡Basta ya de dejar que otros callen tu boca, limiten tus deseos y empañen tu felicidad! ¿Tu valor depende la percepción de los demás o de lo que tú piensas de ti mismo? ¿De que lado estás? ¿Qué cara lleva puesta tu autoestima? ¿Libertad o sumisión?


El Señor mismo marchará al frente de ti y estará contigo; nunca te dejará ni te abandonará. No temas ni te desanimes. Deuteronomio 31:8

328 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Kommentarer


bottom of page